Envío correcto
Error de envío
Cargando...
Historia de Minerva
A Atenea/Minerva
'Posidón codiciaba los reinos terrenales y una vez reclamó la posesión del Atica clavando su tridente en la Acrópolis de Atenas, donde al instante brotó un pozo de agua salada...
Más tarde llegó Atenea (Minerva entre los romanos) y tomó posesión de una manera más pacífica: plantando el primer olivo junto al pozo. En un arrebato de ira, Posidón la retó a un combate...
Zeus se interpuso y les ordenó someter la disputa a un tribunal de arbitraje... el tribunal determinó que Atenea tenía más derecho a esa tierra porque le había otorgado un mejor regalo'
'Los mitos griegos', ROBERT GRAVES
La casería de Minerva formaba parte del extenso señorío nobiliario de Don Cristóbal Rafael Fernández de Córdoba, Marques de Algarinejo, de Cardeñosa, de Valenzuela, Conde de Luque y Señor de la Real Villa de Zuheros. En 1826 es escriturada a favor de Don José Fernández-Guerra, en pago y agradecimiento por los servicios prestados en la delimitación y legitimación de las propiedades del Señorío.
La Casería de Minerva, con otros olivares y pagos, tenía una extensión de unas 90 fanegas de secano, que poco a poco se pusieron de olivar y viña. Contaba con una pequeña casa de labor del siglo XIX (hoy Recepción) que se ha recuperado hasta sus últimos detalles: chimenea, horno de pan, fregaderos, cantarera, alacenas, banco corrido y una galería alta para ahumar la matanza.
Los Fernández-Guerra (Don José y sus hijos Aureliano y Luis) empezaron a diseñar y engrandecer la futura hacienda, que recibió en los alrededores el nombre de sus propietarios. Así, hoy día, se conoce el sitio más como 'Lo Guerra' que como Minerva. Los Fernández-Guerra utilizaron la Hacienda como lugar de retiro y descanso en medio de sus actividades políticas, literarias y de investigación histórica.
Sus vidas, a caballo entre Granada, Madrid y Zuheros, se llenaron de relaciones familiares y de amistad que iban desde el Cardenal Primado de Toledo a José de Espronceda, pasando por Bartolomé J. Gallardo, el Marqués de Molins o Ventura de la Vega. Sus publicaciones empiezan a ver la luz. Destaca 'Ir contra el viento', comedia en tres actos de José Fernández Guerra (un ejemplar de la primera edición, de 1826, se guarda en la Biblioteca de Hacienda Minerva).
Es con Aureliano con quien la Hacienda comienza a ampliarse y dotarse de la Casa de Señores, así como otras dependencias de labor y ganadería, haciéndose el cerramiento perimetral actual. Su origen granadino y su vida madrileña le llevan a diseñar una construcción de ladrillos y piedra heredera del neo-mudejar de Granada, Toledo y Madrid.
Desde que, siendo estudiante, Aureliano se encarga de la Cátedra de Literatura e Historia de la Universidad de Granada, inicia una carrera prometedora. Asciende a Secretario Honorario de S.M. Isabel II, mientras acumula otros nombramientos: Miembro del Liceo de Madrid, miembro de la Comisión Regia del Teatro Español, Miembro de la Real Academia de la Historia, Miembro de la Real Academia Española, Director General de Instrucción Pública, Senador por la Real Academia de la Historia, etc.
Su presencia en el famoso cuadro de Esquivel, 'Los Románticos', con motivo de una lectura de Zorrilla en casa del pintor, viene a enmarcar la vida de un romántico, escritor y anticuario, sin duda el más grande bibliógrafo y recopilador de Francisco de Quevedo, amigo personal y tertuliano de Juan Valera quien visaba a menudo Minerva: 'Don Aureliano tenía hacienda de olivar y viña en el cercano lugar de Zuheros, iba a menudo por allí...', de la obra El cautivo de Doña Mencía, de Juan Valera. Miembro del tribunal de oposición a la Cátedra de Literatura de Marcelino Menéndez Pelayo, Miembro del Instituto Arqueológico de Roma, de la Academia de Berlín, son célebres sus trabajos por toda la península ibérica, de donde no podía escapar su hacienda en el libro 'Antigüedades Prehistóricas de Andalucía', de Don Manuel de Góngora, en el que aparecen reflejados varios hallazgos en la Casería Minerva.
Hacienda Minerva año 1897 Hacienda Minerva año 1897
Muerto sin descendencia, Minerva pasó a su sobrina Carmen Fernández-Guerra, casada con Don Luis Valdés, que presidió durante un tiempo Ferrocarriles Andaluces, y que dota a la línea Linares-Puente Genil a su paso por su hacienda de casilla y apeadero para su uso particular. Al mismo tiempo levantó delante de la fachada principal, en su cara norte, un añadido de cuatro plantas, del que hoy solo quedan testimonios fotográficos. Como ingeniero elaboró los planos del proyecto del nuevo molino de aceite, cuyos restos embocan la entrada a la actual Biblioteca.
Porque de libros y escritores también sabe Minerva. Por sus habitaciones han paseado y descansado desde Gallardo a Valera, que frecuentaba la Casería para tomar café y hablar con Aureliano de las últimas 'cosillas' de Madrid. Emparentados los Valdés Fernández-Guerra con Dolores y Cipriano Rivas-Cherif, mujer y Secretario Particular de Don Manuel Azaña, Presidente de la II República española, facilitaron a éste los contactos y documentación necesaria para la elaboración de la mejor biografía realizada sobre la vida y la obra de Juan Valera.
Tras la venta y parcelación de la finca en los años cincuenta del siglo pasado, el caserío entró en una fase de abandono y ruina, acelerándose su deterioro ante el saqueo sistemático de columnas, tejas, rejas, solería de piedra… En el año 2004 era una pura ruina con los escombros dentro.
Adquirida en julio del 2004, y tras un exhaustivo estudio documental, y multitud de entrevistas con antiguos propietarios, trabajadores y trabajadoras, así como encargados de la casería, la empresa C.T.R. Hacienda Minerva S.L. emprendió el trabajo de su recuperación como hotel rural.
Realizar reserva
Fecha de entrada:
Open the calendar popup.
Fecha de salida:
Open the calendar popup.